Carta a Bill Murray

Querido Bill,

Al verte sentado en tu sofá en Flores Rotas, me he visto a mi mismo esperando que llegara esa carta que recibiste y que en mi vida nunca apareció. En ese momento supe que éramos dos partes de un imaginario roto por la insatisfacción de no poder llegar a completarlo. Y eso que hemos tenido una vida plena, llena de amantes e hijos que en un determinado momento abandonamos. Esa escisión con los que amamos es la que ahora tratamos  de cerrar poniéndonos en marcha a través de un texto cicatrizador en forma de carta. A ti te ha llegado por sorpresa en el momento justo, en el que la ausencia ya comenzaba a doblegarte, mientras que yo debo seguir escribiéndola una y otra vez de la misma manera para hacer presente lo mismo que ha aparecido en tu vida con ella.

Ventura-Murray

Seguramente nuestra escisión nació de la forma en como se nos ha presentado sobre una pantalla. Tu ficcionado como Don Johnston, y yo documentado como Ventura. Esa fractura que nos divide permitirá que unamos  nuestras vidas para completar nuestras aventuras. Es triste comprobar como en ambas nos es imposible cerrar nuestro pasado pudiéndole encontrar fácilmente. Tu por todo tu país, yo por todo mi barrio. Fontahinas. Que es como un pequeño país reconstruido.

Porque Fontaihnas, debo de contártelo Bill, hasta hace bien poco era un barrio marginal destruido. Lo derribaron y han vuelto a construir otro con casas que guardan una homogeneidad de tamaño y color. A la vez que han edificado los edificios han reconstruido una nueva imagen del barrio que oculta el derrumbe permanente que se esconde detrás. Casi como tu país. Posiblemente el hiato entre los hijos que dejé atrás se deba a que ellos han asumido esa imagen y yo sigo, y seguiré, chocando con ella. ¿Es posible que te pase a ti lo mismo?

Broken2

Pero seamos optimistas. Consolemos con que cada uno puede hacer lo que el otro no puede. Tu ofrecer ese ramo de flores de cuatro cuartos que yo solo puedo desear en todas mis cartas, mientras hablo con los hijos con los que solo puedes fantasear. Bill, reconócelo. Estamos condenados a entendernos para completar lo que a cada uno le falta.

A la espera de nuestro encuentro, en el que trasladaremos el sentido de las cartas (incluida esta) a nuestra propia vida y nos pondremos verdaderamente en marcha, tendremos que seguir refugiándonos en nuestros buenos amigos Winston y Lento. ¿Seguiríamos existiendo de no ser por ellos?

Ventura

Anuncios

2 comentarios en “Carta a Bill Murray

  1. Ventura, me acordé de tí hace un par de semanas cuando vi el episodio “Tarrafal” de Pedro Costa (ya sabes, del film colectivo “O estado do mundo”).
    Una gran pieza sobre fantasmas

  2. Con otra carta, esta vez real y al final del relato.
    Por cierto, os recomiendo otro mediometraje de un film colectivo en el que aparezco. “The rabbit hunters”. Quizás lo postee más adelante.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s