Los caballeros oscuros

Querido Batman,

Tras leer la carta y ver la copia de El caballero oscuro que me enviaste, solo me queda felicitare. Te ha costado, pero al final me has convencido de que somos hermanos. Tienes razón en que yo no llevo el apellido Wayne junto a mi nombre como tú, porque resultaría inverosímil de creer que un chico negro se  apellidara como  uno de los grandes iconos americanos, y mucho menos que además pudiera ser su hijo legitimo. Por eso te agradezco que te solidarices conmigo vistiéndote con tu traje negro cada vez que alguien necesita de tu ayuda.

0111-2

Pero como dices en tu carta, aunque mi apellido fuera borrado y solo se me conozca como Ventura, lo que nunca se podrá borrar, y por eso mismo ha permitido descubrir nuestros lazos, es la herencia del sacrificio por el bien de la comunidad que se nos ha dejado. En mi caso como ese cowboy (que interpretó tantas veces padre, nunca mejor que en The searchers) que debe errar por el espacio desierto que es Fontaihnas, donde todo está desconectado, escuchando la voz de los que la creen perdida, para ir tejiendo los hilos de la red que sostenga la comunidad que se viene abajo a pesar de la reciente reconstrucción del barrio. En el tuyo, asumiendo como propio un asesinato que no has cometido para que Gotham pueda seguir funcionando. Te has convertido en El hombre que no mató a Harvey Dent sumando los mismos gestos que  tuvo que hacer nuestro padre con Valance y Owen Thursday. Por el bien de la democracia con el primero (incluido el sacrificio de la amada), y de la caballería con el segundo.

Aunque nos sintamos cómodos realizándo este sacrificio heredado, deberíamos replantearnos lo que tenemos que asumir para materializarlo. Porque en mi caso debo sostener la mentira que ha supuesto derruir el barrio y reconstruirlo como una imagen para poder seguir manteniendo su espíritu vivo hilvanando relaciones con mi vagabundeo. Pero en el tuyo esa mentira es doble. Debes cargar con el asesinato que no cometiste para sostener la imagen de Harvey Dent, para que a su vez sostenga la imagen de Gotham (igual de podrida que la de Fontainhas).

wayne1 copiadent

Pero que será más duro, Bruce. ¿Tener que narrar esa mentira como tuvo que hacer nuestro padre con su propia voz, o tener que permanecer en la sombra, delegando nuestra voz en otros, para sostener el peso de esas imágenes que no pesan?

Espero que podamos reunirnos cuanto antes. En Fontainhas o en Gotham. Para enseñarnos las fotos de nuestra infancia y para trazar una estrategia que nos permita seguir sacrificándonos de otro modo. Aunque debamos seguir moviéndonos en las sombras, tendremos que recuperar la voz para poder construir nuestro sacrificio sobre la verdad. Si es que  es posible que estas dos palabras sean compatibles.

Ventura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s